The European Union and the United Kingdom have been through extensive negotiations to discuss the terms of the latter’s withdrawal from the former. With the fifth round of talks ending in Brussels on Thursday, I was invited by television channel ‘HispanTV’ to be interviewed about the discussions and the ramifications of a “no deal” scenario.

‘HispanTV’ is an international Spanish language news channel whose programmes are distributed in Spain, Venezuela, Argentina, Cuba and other countries.

I summarised where the stalled Brexit negotiations stood as regards the three key points the EU insists are resolved at stage one, namely the financial settlement, citizens’ rights and Northern Ireland, and expressed how there were severe risks to the British economy were the country to leave the trading bloc where 44% of its exports go without a meaningful deal to facilitate trade.

As is common with broadcast output, my interview was snipped down to about a twentieth of the original length, but you may see my segment here:


If you’re a Spanish speaker, here’s the written news report, as filed by HispanTV’s renowned reporter Ian Díez (the gentleman who interviewed me in the above transmission and I’m in the pictures with in this blog post):

Finaliza la quinta ronda de negociaciones para que Reino Unido abandone la UE, y por el momento no hay resolución en ninguno de los aspectos sobre el divorcio.

En este sentido, derechos de ciudadanos, frontera de Irlanda, y compromiso presupuestario son necesarios para negociar el futuro comercial entre ambos bloques tras marzo de 2019.

Hace 9 meses que el Gobierno británico activó el artículo 50, iniciando formalmente el periodo de negociación de dos años para salir de la Unión Europea (UE) y de hoy los avances son escasos.

Tras el fin de la quinta ronda de negociaciones, sigue sin haber acuerdo en lo referido al estatus de ciudadanos, frontera entre Irlanda del Sur e Irlanda del Norte y las contribuciones al presupuesto comunitario a las que se comprometió la primera ministra británica, Theresa May, en su discurso en Florencia (Italia) el pasado 22 de septiembre.

El negociador británico, David Davis, afirma que las negociaciones avanzan, pero el jefe negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier, no comparte su optimismo y destaca la falta de acuerdo en puntos clave del divorcio, sin el cual, no se negociarán futuras relaciones comerciales. En Londres, las presiones para que estas negociaciones comiencen antes de final de año, ponen en riesgo aún más la unidad del Partido Conservador.

La primera ministra desea que la totalidad de las negociaciones terminen antes de marzo de 2019, fecha en la que Reino Unido abandona oficialmente la UE, pero el ritmo actual de las negociaciones no invitan al optimismo y si Bruselas no acepta la propuesta de un periodo de transición, se podría llegar a la fecha límite sin acuerdo. A consecuencia de esta incertidumbre, la libra esterlina ha vuelto a bajar tras esta jornada.